Lentejas a la riojana

Ingredientes:
- Lentejas, 275 gramos
- Chorizo, una buena pieza para comidas
- Tomate, uno grande
- Pimiento verde, 1 grande
- Cebolla, una grande
- Ajo, una cabeza pequeña
- Laurel, una hoja
- Una pastilla de Avecrem
- Pimentón dulce, una cucharada
- Aceite de oliva, un chorrito

Preparación
Las Lentejas son una de esas recetas que todos conocemos, una de las más tradicionales de la gastronomía de todo el país. Es la típica receta que hemos comido en casa desde siempre. Por ese motivo también hay muchas recetas diferentes, en cada casa se preparan con alguna diferencia, con algún ingrediente especial, con una preparación algo distinta, en unas se preparan en una olla tradicional, en otras con una olla rápida...
Vamos a emplear una olla de las de toda la vida, aunque si lo preferís se puede emplear una olla rápida, con la que se acelera el proceso de elaboración, personalmente prefiero el resultado obtenido con una olla tradicional, porque además es una receta que no requiere tampoco de demasiado tiempo de preparación.
Primero vamos a limpiar el tomate, el pimiento, la cebolla, la cabeza de ajos, el laurel y el chorizo, al que le haremos unos pequeños cortes para que suelte su grasa, y los echamos todos en la olla. Añadimos la pastilla de Avecrem (si preferís podéis emplear sal en su lugar), el pimentón dulce y un chorrito de aceite de oliva.
Cubrimos los ingredientes con agua y ponemos a fuego fuerte. Mientras vamos a lavar un poco las lentejas, que en nuestro caso nos gusta emplear lentejas pardinas, de las pequeñas, porque además de muy sabrosas tienen la ventaja que no pierden la piel durante la cocción, por lo que quedan enteras al final de la elaboración.
Dejamos que el agua de la olla comience a hervir y mantenemos así durante unos 40-45 minutos, para que todos los ingredientes suelten todo su sabor. Cuando veamos que el tomate y el pimiento se han pochado bien, ponemos la olla a fuego lento y vamos a sacar todos los ingredientes y los apartamos. Es el momento de echar las lentejas en la olla y taparla, y dejarla durante otros 25-30 minutos a fuego lento, para que se hagan bien.
Pasado ese tiempo vamos a probarlas para ver si están bien hechas, que no se queden duras ni tampoco se nos pasen. Si vemos que están en su punto, las retiramos del fuego y ya las podemos apartar para servir o bien dejar para calentarlas y comerlas más tarde. Si durante la cocción comprobamos que necesitan algo más de agua, podemos añadirle la necesaria para que no se nos queden secas y se peguen. Y si nos quedan con demasiado caldo, podemos dejar más tiempo a fuego lento para que lo evapore poco a poco.
Hay quien a los ingredientes principales le añaden una zanahoria o alguna patata, lo cual no cambiaría el modo de preparar la receta, pero en nuestra opinión no es necesario, ya que después no nos los comemos. Pero cada uno puede emplearlos si lo crees conveniente.